20 de junio de 2009

La gripe causada por el virus A (H1N1)


La actual gripe está causada por un nuevo virus A (H1N1) que no había circulado nunca en la especie humana y que no tiene ninguna relación con otros virus gripales estacionales que han afectado anteriormente o están afectando al hombre. El virus se propaga de persona a persona.
Se transmite tan fácilmente como la gripe estacional normal y se puede contagiar a otras personas por exposición a las gotitas infectadas expulsadas al toser o estornudar y pasan a sus manos, se depositan en superficies o quedan dispersas en el aire. Otra persona puede respirar el aire contaminado, o tocar las manos o superficies afectadas, y verse así expuesta.
A fin de prevenir la propagación, hay que cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al toser, y lavarse las manos regularmente.Para prevenir la transmisión, las personas enfermas deben cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, quedarse en casa mientras se encuentren mal, lavarse las manos regularmente y mantenerse a cierta distancia de las personas sanas en la medida de lo posible. No se conoce ningún caso de personas que hayan resultado contagiadas por exposición a cerdos u otros animales. Se desconoce el lugar de origen del virus.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la infección?
Los signos de la gripe por A (H1N1) son los típicos de un cuadro gripal, esto es: fiebre, tos, cefalea, dolores musculares y articulares, dolor de garganta y rinorrea y a veces vómitos y diarrea. La gripe estacional ocurre cada año y los virus cambian cada año, pero muchas personas presentan cierta inmunidad a los virus circulantes y eso ayuda a limitar las infecciones.
Además, algunos países utilizan vacunas contra la gripe estacional para reducir la morbilidad y las defunciones. Pero el virus A (H1N1) es un virus nuevo frente al cual la mayoría de la gente tiene muy poca o ninguna inmunidad y por consiguiente, este virus podría causar más infecciones que la gripe estacional.
La OMS está colaborando estrechamente con los fabricantes para acelerar el desarrollo de una vacuna segura y eficaz, pero tendrán que transcurrir algunos meses para que esté disponible.La nueva gripe por A (H1N1) parece tan contagiosa como la gripe estacional y se está difundiendo rápidamente sobre todo entre los jóvenes (10 a 45 años). La gravedad de la enfermedad varía entre una sintomatología muy leve y un cuadro grave que puede conducir a la muerte.
La mayoría de quienes contraen el virus sufren la forma más leve y se recuperan sin necesidad de tratamiento antiviral o atención médica. Entre los casos de mayor gravedad, más de la mitad de los hospitalizados padecía algún problema de salud o tenía el sistema inmunitario debilitado. La mayoría de la gente sufre una enfermedad leve presentando síntomas gripales y se han recuperado en casa sin haber recibido tratamiento con antivirales.
Se debe buscar atención médica si se sufre disnea o dificultad para respirar, o si la fiebre persiste más de tres días. A los padres de niños pequeños enfermos se les aconseja que busquen atención médica si el niño presenta una respiración rápida o entrecortada, fiebre continua o convulsiones.

Los antivirales pueden aminorar los síntomas y acortar la duración de la enfermedad, precisamente los efectos que tienen contra la gripe estacional. También pueden contribuir a evitar una afección grave y la muerte. El virus A (H1N1) es nuevo y, por lo tanto, es muy reducido el número de personas infectadas por él que han sido tratadas con antivirales.
La OMS mantiene contacto con las autoridades de salud pública y médicos en los países afectados y está reuniendo información sobre la eficacia de estos medicamentos.El tratamiento de sostén en el hogar -reposo, ingestión de líquidos en abundancia y uso de analgésicos contra el dolor- es suficiente para propiciar la recuperación la mayoría de las veces. (En el caso de los niños y adultos jóvenes se deben emplear analgésicos distintos de la aspirina debido al riesgo de síndrome de Reye).

¿Qué puedo hacer para protegerme de la gripe por A (H1N1)?
La principal vía de transmisión del nuevo virus gripal A (H1N1) parece ser la misma que la de la gripe estacional, es decir, las gotículas expulsadas al hablar, estornudar o toser. Para prevenir la infección puede evitar el contacto estrecho con personas que presenten síntomas gripales (intentando mantener una distancia de aproximadamente 1 metro, a ser posible) y tomar las medidas siguientes:
  1. evitar tocarse la boca y la nariz
  2. lavarse las manos meticulosa y regularmente con agua y jabón o preparaciones alcohólicas (especialmente si se tocan la boca, la nariz o superficies que puedan estar contaminadas)
  3. evitar contactos estrechos con personas que puedan estar enfermas
  4. a ser posible, reducir la estancia en lugares concurridos
  5. mejorar la ventilación abriendo las ventanas
  6. mantener hábitos saludables: dormir bien, comer alimentos nutritivos y mantenerse activo físicamente.

¿Servirá la vacuna de este año para protegerse contra la gripe por A(H1N1)?
La evidencia científica a este respecto es incompleta, pero parece indicar que las vacunas estacionales serán muy poco o nada eficaces contra la gripe por A(H1N1).

No existe todavía NINGUNA vacuna eficaz frente al nuevo virus gripal A(H1N1), pero se está trabajando en ello. Las vacunas contra la gripe suelen contener especímenes muertos o atenuados de un virus contemporáneo. La vacuna prepara el sistema inmunitario del organismo para defenderse de una infección real. Para que esta protección sea máxima, el virus que contiene debe asemejarse bastante al que infecta a las personas. Dado que este virus H1N1 es nuevo, no se ha fabricado todavía ninguna vacuna contra él. La preparación de una vacuna frente a un virus gripal completamente nuevo puede tardar entre 5 y 6 meses.

¿Qué recomienda la OMS con respecto al uso de mascarillas?

  1. Si no está enfermo, no hace falta que use mascarilla.
  2. Si ha de cuidar a un enfermo puede usarla cuando tenga contacto estrecho con él; inmediatamente después ha de tirarla y lavarse bien las manos.
  3. Si está enfermo y ha de viajar o estar en contacto con otras personas, cúbrase la boca y la nariz.

Es esencial que el uso de la mascarilla sea correcto en todas las situaciones. Su uso incorrecto puede aumentar la probabilidad de que la infección se propague.


Referencias:

http://www.who.int/csr/disease/swineflu/es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada